Semillas de dolor: La drogadicción en Afganistán

La descuidada actitud del gobierno afgano hacia la pobreza y el cultivo de opio ha tenido un efecto directo en la sociedad afgana. Las personas pueden encontrar drogas en todas partes en Afganistán

Esta es una familia afgana drogadicta. La descuidada actitud del gobierno afgano hacia la pobreza y el cultivo de opio ha tenido un efecto directo en la sociedad afgana. Las personas pueden encontrar drogas en todas partes en Afganistán. El esposo comenzó a fumar opio cuando tenía 6 años, pero en los últimos 4 años comenzó a usar heroína. “Funciona más rápido,” dijo.

Un gramo de heroína cuesta de cuatro a seis dólares (USA). La familia fuma por lo menos tres veces al día, dependiendo de cuanto dinero tengan.


Desempleados y sin educación, los padres y sus hijos piden dinero en las calles. “Algunos días comemos arroz y té,” dice la esposa. “Pero otros días no comemos. Le doy opio a mis dos hijas para mantenerlas en calma cuando lloran por hambre. Les dá sueño.”

La presencia de un miembro adicto en el hogar incrementa el riesgo de adicción para el resto de la familia. Se ha encontrado que en Afganistán, las adicciones de los esposos son el nexo de las adicciones de las mujeres y sus hijos.

“No puedo soportar que estemos todos enfermos,” dijo el esposo. “Los centros de rehabilitación están lejos de nuestra casa y no podemos pagar el hospital.” Él continuó describiendo a la heroína como un vicio bastardo. “Nuestros cuerpos sienten dolor y picazón cuando no la consumimos a tiempo. Cuando no puedo fumar no puedo controlarme, le pego a mi mujer y a mis hijos.”

Parientes están aparentemente preocupados por el bienestar del niño, porque su padre ha estado considerando poner a su hijo a trabajar, así hay más dinero para la heroína. “Ellos quieren quitarnos a nuestro hijo pero yo no lo admito,” dice el esposo.

Este padre afgano lamenta el estado en que está su familia. “Desearía que Dios tomara mi vida para liberarme de mi hábito a la droga. Nuestras vidas están acabadas. La heroína nos está destruyendo.”

Advertencia

La heroína y el opio son drogas ilícitas en la mayoría de los países. Son altamente adictivas y su abstinencia produce ansiedad a la droga, impaciencia, dolor de músculos y huesos, insomnio, diarrea, vómitos, temblores y otros síntomas. Es común para los individuos adictos al opio y a la heroína que hallan recibido tratamiento, reanudar su consumo a la droga poco después de la rehabilitación.

Lizette Potgieter

Traducido por Ivana Cardinale, extraído de Radio Mundial.

~ por LaBanderaNegra en septiembre 13, 2008.

Una respuesta to “Semillas de dolor: La drogadicción en Afganistán”

  1. es un verdadero crimen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: