Reacciones europeas a la invasión de Afganistán: Alemania, Holanda, Rusia y España

Recopilación de artículos

Alemanes marchan en Berlín contra guerra en Afganistán

Centenares de manifestantes en Alemania protagonizaron hoy una protesta en el centro de la capital contra la presencia militar del país europeo en Afganistán y la decisión del gobierno de la canciller, Angela Merkel, de enviar más soldados.

La marcha pacifista, convocada por el partido socialista alemán La Izquierda (Die Linke) es la primera que ocurre tras el anuncio del gobierno conservador de incrementar el contingente de cuatro mil 500 a cinco mil 350 efectivos para la guerra comandada por Estados Unidos y la OTAN en el país ocupado desde 2001.

Con el lema Saquen las tropas de Afganistán, queremos paz y un cambio, los manifestantes se congregaron primero en la Plaza Bebel de Berlín y luego siguieron el recorrido en una multitudinaria marcha hasta las cercanías del Reichstag y la Puerta de Brandenburgo.


Los organizadores esperan sumar apoyo contra la permanencia de las tropas germanas en territorio afgano en otras regiones de Alemania, tras iniciar este sábado una jornada nacional. Se calcula que solo en Berlín participen unos dos mil manifestantes pacifistas.

La canciller Angela Merkel, cuyo aliado cercano el partido Liberal respalda la nueva estrategia militarista fuera del territorio nacional, apela al apoyo de otros grupos parlamentarios dentro del Bundestag (cámara baja), instancia que deberá aprobar un nuevo mandato de las tropas alemanas en la nación centroasiática.

Alemania posee el tercer contingente más numeroso dentro de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), comandada por la OTAN, después de Estados Unidos y Reino Unido.

La Izquierda y los Verdes presionan a la nueva coalición gubernamental, conformada desde octubre de 2009, para iniciar el proceso de retirada escalonada en 2010 y no en 2011 como asegura el ejecutivo.

Para defender la decisión del gobierno, el jefe de la diplomacia alemana, el liberal Guido Westerwelle, dijo ante el Bundestag que Afganistán estaba inmerso en un conflicto armado con características de una guerra civil.

Esta nueva definición -parte de la estrategia actual en la OTAN- dota de prerrogativas legales a las fuerzas de la ISAF en cuanto a las atribuciones de los soldados, las órdenes del mando y la evaluación de la conducta de los militares, según expuso el propio Westerwelle.

A juicio de medios periodísticos germanos, esta concepción puede favorecer la legalización de la presencia en la nación centroasiática de un comando secreto de Fuerzas Especiales que participa con unidades élites de Estados Unidos en la cacería de líderes de la insurgencia afgana.

Extraído de Granma.

Confrontación por Afganistán deja a Holanda sin Gobierno

La insalvable confrontación por la prolongada presencia militar de Holanda en Afganistán hizo añicos hoy al gobierno de coalición, encabezado por el primer ministro democristiano, Jan Peter Balkenende, partidario de cumplir los compromisos con la OTAN.

El encendido debate en el consejo de ministros en torno a la permanencia del contingente de unos dos mil 160 soldados en territorio afgano concluyó en la madrugada de este sábado con la ruptura del gabinete tripartito y la renuncia de Balkenende.

Bautizado como “Balkenende IV”, el político holandés ha visto disuelto por cuarta ocasión un gobierno presidido por él.

En las primeras declaraciones a la prensa, calificó de derrota el desplome de su gabinete y admitió que la confianza entre las fuerzas de la coalición se había roto definitivamente.

Observadores aseguran que el episodio ha sido el más tenso de los que se recuerde en la historia reciente de este país, gobernado hasta hoy por una alianza entre los partidos Democristiano (CDA), la Unión Cristiana y el Laborista (del Trabajo, Pvda) desde el 22 de febrero de 2007.

Con acierto sale a relucir también el retroceso registrado por la CDA y la popularidad del propio primer ministro en los índices de aprobación popular, muy marcada por el tema de Afganistán.

Los Países Bajos mantienen desplegados unos mil 600 efectivos en la sureña provincia afgana de Uruzgan y el resto en una base en Kandahar.

La participación holandesa dentro de las tropas de ocupación agrupadas en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo el mando de Estados Unidos y de la OTAN, ha gravitado en el debate político interno en los últimos tres años.

Las discrepancias volvieron a ganar terreno hace un mes, cuando el secretario general de la alianza militar, Anders Fogh Rasmussen, reclamó a Balkenende una prolongación de la misión a un año más. La respuesta debía llegar a Bruselas antes del 1 de marzo.

Solo la CDA y su aliado minoritario la Unión Cristiana propugnaban el cumplimiento de los compromisos de Holanda ante la OTAN.

El primer ministro apeló a la responsabilidad de su país como aliado fundador del bloque occidental y advirtió que en caso de una negativa, los Países Bajos “quedarían aislados del mundo”.

De otro lado, el líder laborista y viceprimer ministro Wouter Bos insistió en que las tropas debían retirarse en agosto de 2010, al evocar durante la encendida discusión la promesa de La Haya en 2007 de que la prórroga aprobada entonces respecto a la presencia en Afganistán “sería la última”.

Balkenende intentó mantener la unidad del gabinete y pidió a Bos aglutinarse en torno a una política común y esperar a una decisión colegiada hasta el primero de marzo.

Tras presentar su dimisión, Bos dijo en rueda de prensa que no era creíble el papel de los Países Bajos en la provincia de Uruzgan y por ello su partido se retiraba del gobierno.

Las tropas neerlandesas debían retirarse totalmente en diciembre de este año, como se acordó en 2007 entre la Cámara y el Consejo de Ministros, sentenció el político, quien centra su campaña electoral en la promesa de traer de vuelta a los soldados.

Desde su inclusión en la ISAF, Holanda ha perdido en la guerra contra la resistencia afgana 21 uniformados.

Según el diario De Volkskrant, el ministro Maxime Verhagen, de la CDA, inició una campaña en septiembre de 2009 a favor de otra extensión en los plazos de la misión holandesa y aumentó la presión sobre el Pvda.

Se dejó entrever incluso que el partido Laborista había negociado y traicionado por ello, la voluntad de sus votantes, consigna el rotativo que circula en Ámsterdam.

Un 66 por ciento de la población expresa apoyo a Bos por su negativa a que el país continúe sobre el peligroso terreno minado en Afganistán, conforme a un sondeo del instituto Synovate.

De acuerdo con la encuesta de opinión, de celebrarse hoy los comicios legislativos la bancada laborista ganaría de uno a dos asientos en el Parlamento de La Haya (actualmente acapara 33 escaños), mientras los democristianos -con 41- perderían similar cuota de mandatos.

Pero con la proximidad de las elecciones municipales del 3 de marzo, Bos no vaciló ni un segundo en aclarar la posición de su agrupación.

“Un trato es un trato, y nos vamos de Uruzgan”, fue su frase lapidaria para abrir la confrontación que en una semana terminó pulverizando el agónico matrimonio político holandés.

Extraído de Prensa Latina.

Rusia se abstendrá de enviar militares a Afganistán pero estudiará suministrar armamento

Rusia no participa en operaciones militares en Afganistán ni piensa hacerlo, pero estudia las solicitudes de suministrar armamento a ese país, declaró hoy el ministro ruso de Defensa, Anatoli Serdiukov.

“Rusia mantiene inalterable su postura y sus fuerzas armadas no participan ni participarán en operaciones militares en Afganistán, pero en cambio, Moscú estudia solicitudes de suministro de armamento a Afganistán”, comentó

El ministro recordó que Rusia ofreció su espacio para el tránsito de armamento, material bélico y personal extranjero con el objetivo de apoyar los esfuerzos internacionales para la estabilización y reconstrucción de Afganistán.

Extraído de RIA Novosti.

España triplica su contingente en Afganistán desde el comienzo de la misión

El despliegue de 511 militares y 40 guardias civiles adicionales, aprobado ya por el Congreso, hará que España pase a tener de forma permanente un total de 1.549 soldados y agentes en Afganistán, lo que triplica el contingente con que comenzó su participación en la misión en el país asiático.

Las primeras tropas españolas llegaron a Afganistán a finales de enero de 2002, con un primer contingente de 370 soldados.

En los ocho años en la misión ISAF de Naciones Unidas liderada por la OTAN, España han participado con cerca de 14.000 militares españoles, con un coste total de 1.550 millones de euros.

En julio de 2004, pocos meses después de la llegada al poder de José Luis Rodríguez Zapatero, se elevó el tope del contingente permanente, pasando de 485 soldados a 540.

Desde entonces, el Gobierno ha ido incrementando progresivamente el número de tropas, con refuerzos temporales para la seguridad en los proceso electorales celebrados en Afganistán, el último de ellos de 450 soldados que ya terminó su labor.

A la espera de que se incorpore el nuevo contingente de 511 soldados y 40 agentes, autorizado por la Comisión de Defensa del Congreso el pasado miércoles, España cuenta en la actualidad con 998 militares de forma permanente.

No están incluidos los 70 soldados encargados de la seguridad del aeropuerto de Kabul, que volverán a España cuando concluyan su tarea el próximo 30 de marzo.

De la actual fuerza estable, 462 militares están destinados en la base de Herat, y 443, en el equipo de reconstrucción provincial de Qala i Naw, en la provincia occidental de Badghis.

A ellos se unen los 52 instructores encargados de la formación del Ejército afgano cerca de Herat -en los llamados equipos OMLT-, y los 41 militares repartidos en el cuartel general de ISAF en Kabul y en el del Centro Regional Oeste de Herat.

Los 511 militares adicionales, que se irán incorporando a partir de finales de marzo, integrarán tres equipos de formación del ejército afgano y las unidades de apoyo para su seguridad en la provincia de Badghis, además de reforzar los cuarteles generales de ISAF.

Este envío responde a la petición de la OTAN y de Estados Unidos ante la nueva estrategia en Afganistán, que pasa por acelerar la transferencia a las autoridades locales de las responsabilidades en todos los ámbitos, entre ellos, la seguridad.

Este proceso de “afganización”, que cuando se complete posibilitará la salida de las tropas internacionales, incluye además la reconciliación con los talibanes que renuncien a la violencia.

En la actualidad, la misión ISAF está compuesta por cerca de 80.000 soldados de 43 países.

Extraído de La Rioja.

~ por LaBanderaNegra en febrero 21, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: