Kosovo, l´enfant terrible de Occidente

Este miércoles fue conmemorado en Kosovo el segundo aniversario de la autoproclamación de su independencia de Serbia. No obstante que mas de 60 Estados reconocieron Kosovo, para la mayoría de los miembros de la comunidad internacional, la legitimidad de la soberanía de Kosovo sigue en tela de juicio.

EEUU, Gran Bretaña, Alemania y Francia fueron los primeros que reconocieron la independencia de Kosovo, lo que no tiene nada del otro mundo. Puesto que justamente Washington y Bruselas fueron los cerebros del tristemente conocido “plan de Akhtisaari”, que arrebató un trozo del “pastel balcánico”. Sin embargo, esos países asumían el compromiso de garantizar la seguridad y de restablecer la economía de la provincia. Pero, todo parece indicar la prosperidad de Kosovo está aun distante. Además de que su estructura política deja bastante que desear, declaró en entrevista a nuestra emisora Pavel Kandel, experto del Instituto de Europa de la Academia Nacional de Ciencias.


-La idea del Estado multinacional y democrático de Kosovo, en el que serbios y albaneses vivan en paz y concordia se realiza a duras penas. El Norte de Kosovo, poblado fundamentalmente por serbios, se encuentra, prácticamente, fuera del control de las autoridades de Kosovo. Un número considerable de de refugiados serbios, unas 200 mil personas, no regresaron finalmente a Kosovo. Pero, lo peor es que el nuevo Estado enfrenta los mismos problemas que ha venido sufriendo Kosovo durante muchas décadas. Ellos son en primer lugar la densidad poblacional y la ausencia de vacantes, lo que genera continuamente tensiones sociales. Había esperanzas de que la independencia de Kosovo capte un torrente dinámico de inversiones, pero ello no ocurrió.

Por el momento son desconsoladores los resultados de los dos años de independencia de Kosovo. Occidente, aupando a Kosovo, enfrenta a un “niño terrible”. Y es que, en esa provincia serbia impera la delincuencia y se libra la lucha por el poder entre los clanes albaneses. En tanto, en la arena internacional, Kosovo se empeña en rendir pruebas de su derecho a la soberanía. Y no en cualquier parte, sino en la Corte Internacional de la ONU. Las audiencias en La Haya comenzaron en diciembre del año pasado. El presidente de Serbia, Borís Tadic considera que, como resultado de ese proceso de La Haya será la reanudación de las conversaciones sobre el estatus de la provincia. Hace unos días añadía que, sin el acuerdo de Belgrado Kosovo no podrá nunca sumarse a la ONU, y de ahí que no podrá ser, de veras, un Estado independiente.

Extraído de La Voz de Rusia.

~ por LaBanderaNegra en febrero 17, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: