Escenificada la farsa electoral iraquí

Vicepresidente de EE.UU. intenta zanjar en Iraq polémica electoral

El vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, discutió hoy aquí con autoridades iraquíes temas relativos a las próximas elecciones legislativas, pese a que el ministro del Interior, Jawad Karim al-Bulani, ratificó el veto al ilegalizado partido Baas.

Biden llegó este sábado a Bagdad con la misión de persuadir al gobierno del primer ministro chiita, Nouri Al-Maliki, reconsiderar la prohibición de 512 candidatos, incluidos unos 15 partidos en su mayoría sunnitas, ligados al partido del depuesto Saddam Hussein.

La lista de candidatos inhabilitados para concurrir a los comicios parlamentarios del 7 de marzo pudiera incrementarse, eventualidad que suscita inquietud en Washington porque puede alterar sus planes de retirada progresiva de las tropas emplazadas aquí.


Además, esa exclusión pondría en duda la legitimidad de un proceso que la Casa Blanca se empeña en mostrar como expresión de la estabilidad y la reconciliación política en esta nación árabe, aún cuando la invasión militar de 2003 avivó la violencia sectaria.

El segundo de Barack Obama parece decidido a presionar por una solución que evite un boicot a los comicios por parte de la mayoría sunnita iraquí, tal como ocurrió en la consulta parlamentaria de 2005.

Fuentes ligadas al ejecutivo de Al-Maliki adelantaron ayer que el denominado Comité de Justicia y Responsabilidad, órgano que reemplazó a una comisión creada por los estadounidenses en 2003 para la “des-baasificación” del Iraq post-Hussein, considera incluir otros nombres.

Con el propósito de apaciguar tensiones sectarias, las autoridades aseguraron que es casi igual el número chiitas y sunnitas impedidos de concurrir por sus lazos con el régimen depuesto por los norteamericanos.

El presidente iraquí, el kurdo Jalal Talabani, solicitó a la Corte Suprema determinar la legitimidad del panel independiente que vetó la participación en las elecciones.

Las nuevas exclusiones afectarían a personas con antecedentes penales o ex militares que supuestamente utilizaron documentación falsa para registrarse, según la comisión.

Pese a la gestión de Biden, el ministro del Interior subrayó hoy a la agencia iraní Fars News la determinación de impedir a miembros del Baas insertarse en el aparato político del país.

“El partido Baas no tendrá cabida en el nuevo Iraq”, indicó Al-Bulani, alegando crímenes cometidos bajo el gobierno de Hussein, tras lo cual aseguró que su ministerio está preparado para encarar posibles complots de los baasistas contra la población durante los comicios.

Extraído de Prensa Latina.

~ por LaBanderaNegra en enero 24, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: