Cheque en blanco de Alemania a Israel

Berlín ignora por completo la masacre del año pasado y expresa su apoyo a Netanyahu, en una reunión conjunta de ambos gobiernos marcada por la cordialidad

Un año después de la masacre de Gaza, el gobierno alemán recibió el lunes en Berlín al gabinete israelí en pleno, como si no hubiera pasado nada. Fue una reunión cumbre conjunta de ambos gobiernos, presidida por la Canciller Merkel y el primer Ministro Benjamin Netanyahu, celebrada como “histórica” por los medios alemanes y marcada por una manifiesta cordialidad. Berlín sólo ha mantenido este tipo de cumbres con sus más próximos socios y aliados, y renueva su condición de primer aliado israelí en Europa.

El comercio bilateral de 4300 millones anuales va viento en popa. Berlín, tercer exportador mundial de armas, va a vender, a precios de saldo, su sexto submarino diesel “Dolphin,” con una autonomía de 4500 kilómetros y capaz de portar misiles nucleares, un regalo que hasta ahora le ha costado a Alemania 900 millones de euros. El ministro de ayuda al desarrollo, el liberal Dirk Niebel, ha abandonado las tímidas reservas de su antecesora del SPD para cooperar con Israel sobre todo en África. En lo político, Netanyahu escuchó el compromiso de Merkel con unas sanciones contra Irán, aunque sea sin la sanción de la ONU.


“Si no es posible un acuerdo en el Consejo de Seguridad, Alemania participará en tales sanciones junto con los países que persiguen el mismo objetivo”, dijo la Canciller. Merkel dijo que instará al presidente palestino, Mahmud Abbas, a “aprovechar” las supuestas ofertas negociadoras de Netanyahu, cuando el palestino visite Berlín en febrero. “Le dejaremos bien claro que no se deben malgastar las oportunidades”, dijo.

El sufrimiento palestino, la invasión de 22 días y la masacre de 1400 personas, con miles de heridos, las 20.000 casas dañadas, las fábricas, escuelas, hospitales y locales de la ONU destruidos, la acusación de crímenes de guerra de una comisión de la ONU y de decenas de organizaciones de derechos humanos contra el ejército de Israel, el bloqueo fronterizo mantenido desde entonces a la reconstrucción, impidiendo el acceso de maquinaria para despejar las ruinas y los materiales de construcción necesarios, la continuación de los asentamientos y la expulsión de palestinos de Jerusalén Oeste, todo eso que convierte la situación en un escándalo y en una cruel crisis humanitaria inducida, no figuró en la cumbre de Berlín.

La única frase vagamente crítica pronunciada por Merkel en la posterior conferencia de prensa junto al primer ministro israelí, relativa a los asentamientos, fue la siguiente; “Reconocemos que Israel dio pasos importantes, pero recalcamos que esperamos más respecto a los asentamientos”.

Criticas internas ignoradas

La cumbre ha confirmado que el cheque en blanco que Alemania paga a Israel, a cuenta de la mala conciencia por los crímenes que el nazismo cometió contra los judíos de Europa. También ha confirmado hasta qué punto cayeron en saco roto las críticas que un influyente grupo de políticos alemanes retirados formuló hace poco a la política de relaciones entre Alemania e Israel, animados por su viva simpatía hacia Israel y una visión responsable de los problemas del mundo.

En diciembre, veinticuatro embajadores, entre ellos el ex jefe de los servicios secretos (BND) Hans Georg Wieck y el ex embajador en Jordania Martin Schneller, publicaron una carta abierta en la prensa, pidiendo un cambio.”Israel no puede esperar la paz mientras mantenga (ocupados) territorios palestinos”, decían. “La verdadera seguridad no se obtiene con ocupaciones y colonización o mediante la superioridad militar, sino con una retirada de los territorios ocupados y un Estado palestino”.Sin olvidar el pasado, la política alemana en Oriente medio, “debe orientarse hacia las urgentes exigencias del futuro”, señalaban los firmantes. El conflicto de Oriente Medio es, “caldo de cultivo para movimientos extremistas que amenazan la seguridad pública no sólo en la región sino en Europa y otras partes del mundo”, añadían. Los firmantes pedían también la “integración” de Hamas y la apertura estable de la frontera con Gaza. “No se puede hablar en serio de que un Estado palestino representaría una amenaza a la existencia de Israel”, decían.

Posible cooperación en el muro subterráneo

Durante la masacre de Gaza del año pasado el entonces ministro de exteriores y vicecanciller alemán, Frank-Walter Steinmeier (SPD), ofreció ayuda alemana para neutralizar los túneles que los palestinos excavan entre Gaza y Egipto en su intento de burlar el bloqueo ilegal que Israel somete al asfixiado territorio. En Gaza viven 1,5 millones de personas, una de las zonas con mayor densidad poblacional del planeta que sufre las carencias más básicas. En los últimos meses Egipto ha destruido muchos de esos túneles utilizando aparatos de detección suministrados por Estados Unidos. La aviación israelí ataca los túneles periódicamente y Egipto los vuela, o inyecta gas en ellos, ocasionando víctimas, pero los túneles se siguen construyendo y contribuyen al suministro del territorio. Según un informe del diario israelí “Haaretz” del pasado diciembre, Egipto está enterrando una valla subterránea de acero de hasta veinte o treinta metros de profundidad en la frontera para impedir los túneles. La obra, nunca reconocida por Egipto, ha provocado disturbios y protestas en la zona, en las que recientemente murió un soldado egipcio.

Expertos alemanes y estadounidenses viajaron a la península del Sinaí durante la masacre de Gaza, para preparar, junto con las autoridades egipcias, medidas para acabar con los túneles. El trabajo se justificó como acción “contra el tráfico de armas”, pues aunque el grueso del tráfico por los túneles es de artículos esenciales, las armas también circulan, informó el diario austriaco “Der Standard”. La visita del actual ministro de exteriores alemán, Guido Westerwelle, a El Cairo, este mes, fue motivo de especulaciones sobre la cooperación alemana en la obra. Una pregunta de nuestro diario sobre si, en la línea del ofrecimiento de Steinmeier, Alemania, o empresas alemanas, están colaborando en el trazado de ese nuevo muro subterráneo para cerrar aun más el bloqueo de Gaza, no ha sido respondida por la oficina del portavoz del gobierno alemán.

Rafael Poch

Extraído de La Vanguardia.

~ por LaBanderaNegra en enero 21, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: