Nuevo Gobierno en Rumanía, primeras consecuencias

Tras las elecciones presidenciales, ganadas in extremis por Traian Basescu bajo grandes sospechas de fraude, y a pesar de que el presidente anuncio que intentaria llevar a cabo un nuevo mandato mas respetuoso con el Parlamento, lo primero que hizo fue proponer un primer ministro ya conocido: Emil Boc.

Emil Boc fue el jefe de gobierno que perdio la moción de censura del Parlamento en el mes de octubre pasado. Despues de la crisis que la lucha entre Presidente y Parlamento provocó y que se vivió durante dos meses, ahora el PD-L, partido de Basescu, ha pactado con UDMR, la minoria hungara, un gobierno que, con apoyos concretos, puede garantizar relativamente una mayoria parlamentaria. Asi, junto con Boc, muchos de los antiguos ministros del gobierno censurado en octubre hoy vuelven a responsablizarse de las carteras que abandonaron entonces.


La novedad es que hay cuatro ministros de la minoria conservadora hungara, la vicepresidencia (Marko Bela), el ministerio de sanidad (Attila Cseke), cultura (Kelemen Hunor), y el ministerio de medio ambiente (Laszlo Borbely). Aunque esto solo significa un apoyo al gobierno central en momentos de necesidad, ante la estabilidad exigida por el FMI para sus prestamos envenenados, y no parece que UDMR vaya a exigir a cambio la deseada autonomia de las provincias de mayoria magiar (Mures, Harghita y Covasna). De hecho, las manifestaciones de las asociaciones locales han exigido a UDMR “menos ministros y mas autonomia”, como forma de protesta ante la entrada gratuita de este partido en el gobierno de Bucarest.

En fin, que simplemente se trata de recibir el dinero del FMI y aplicar las ordenes de esta institución vinculadas al prestamo. Y ya se estan viendo las consecuencias. Por ejemplo, ayer mismo se anuncio que se van a despedir a 15.000 profesores durante el año 2010, sobre todo jóvenes y los que esten cerca de la jubilacion. Estos nuevos integrantes de las colas del paro se uniran a los miles de trabajadores publicos que dejaran de patitas en la calle las obligaciones contraidas con el organismo internacional.

La politica de ajustarse el cinturon anunciada por Emil Boc (marioneta de Basescu) no solo afectara a los trabajadores, sino tambien, y en consecuencia, a la calidad de los servicios publicos. Puesto que 15.000 profesores menos significan mas trabajo para los que se quedan, mas alumnos por clase, y en consecuencia, peor educacion. Igual que las reducciones propuestas para la sanidad, donde el gasto publico disminuira notablemente y, por lo tanto, la ya escasa calidad actual se convertira, presumiblemente, en una atención médica y sanitaria infame.

Pero son las órdenes del FMI. Y a pesar de los sufrimientos del pueblo rumano, los codiciosos politicos se juegan mantener sus privilegios con su aplicación, asi que, y ya que a ellos esos ajustes apenas les afectan, “que se joda el pueblo”… Un pensamiento tipico de un sistema en lo que lo principal son los bolsillos propios y no el bienestar de todos.

El sistema que hace 20 años se impuso desde occidente y cuyas consecuencias fueron, con la ayuda inestimable de las exigencias de entonces del FMI, convertir a Rumania en un desierto productivo, un lugar de donde 3 millones de rumanos huyeron, y uno de los paises mas pobres de Europa.

Parece que la historia se va a repetir. Asi que, en estas fechas desear un feliz 2010 a los rumanos es tan solo un acto de hipocresia o, como poco, un ejercicio de humor negro.

José Luis Forneo

Extraído de Imbratisare.

~ por LaBanderaNegra en enero 4, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: