Más de 30.000 civiles muertos en base a mentiras

Tony Blair reconoce haber ordenado invasión en Irak sin contar con pruebas

Este sábado el ex primer ministro británico, Tony Blair, reconoció que la invasión que apoyó su país en Irak a partir de 2003 y que hoy contabiliza la muerte de 30 mil 173 civiles, se ejecutó sin contar con ningún tipo de evidencias de que esta nación tuviera armas de destrucción masiva y además sin la certeza de unos supuestos planes del ex presidente, Sadam Husein, para atentar contra algunas regiones del mundo.

Blair aseguró en declaraciones a una investigación que se lleva a cabo para determinar la participación del ejército británico en la invasión contra Irak, que el ataque a esta nación del Medio Oriente se hubiese ejecutado ” de todos modos” y reveló que de saber que no existían armas de destrucción masiva, se encontraría el modo de justificar la guerra ante el parlamento y la opinión pública británica.

El Primer Ministro dijo que podía pedir disculpas por la información sobre armas de destrucción masiva que resultó ser incorrecta, “pero no puedo, sinceramente, pedir disculpas por la eliminación de Saddam Hussein”. Esta sentencia la emitió un año después de la invasión en un discurso para miembros del Partido laborista en 2004.


Según algunos ex funcionarios, en una reunión efectuada en abril del 2002 en el rancho del ex presidente estadounidense, George W. Bush, Blair aceptó colaborar con este país norteamericano para derrocar al mandatario iraquí. Su ex asesor en política exterior, David Manning, confesó a la comisión que el gobernante británico estaba preparado para implementar la fuerza para sacar a Hussein del poder.

La cancillería entregó a la comisión de cinco expertos una serie de documentos que testifican la postura alineada de Londres, a pesar de las advertencias presentadas a Blair por el entonces fiscal general Peter Goldsmith en julio de 2002 sobre la ilegitimidad de una acción militar de esa índole.

La invasión de Irak, también llamada por Washington “Operación Libertad Iraquí”, fue un ataque armado que inició el 20 de marzo de 2003 liderado por el gobierno estadounidense conjuntamente con el Reino Unido y que contó con la colaboración de Australia, España, Dinamarca, Polonia y otras naciones.

La campaña logró el derrocamiento del gobierno del Partido Baaz y el asesinato de Hussein, además generó una crisis humanitaria con abusos de derechos humanos, víctimas civiles y refugiados, la destrucción de valiosos tesoros arqueológicos, un incremento de la insurgencia y estallido de la guerra civil, como también daños a la infraestructura y privatización de los servicios básicos.

Extraído de Radio Mundial.

~ por LaBanderaNegra en diciembre 13, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: