El homenaje cómplice a Bill Clinton en Kosovo

Una oda al crimen y al horror, sentenció Radio Srbija Internacional al reseñar la noticia sobre la estatua erigida a William Clinton, por ser el artífice de los bombardeos a la provincia de Kosovo en marzo de 1999.

Hasta el ex presidente de Estados Unidos confesó estar asombrado por la decisión de colocar su efigie en Pristina.

Tras una campaña de 78 días de bombardeos de fuerzas de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), las tropas de la ex Yugoslavia fueron obligadas a retirarse de Kosovo, que pasó a ser administrada por Naciones Unidas (ONU), y más tarde le entregaron el mando a los albaneses del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK).


Los nuevos gobernantes consideran a Clinton como el líder que apoyó las 31 mil incursiones aéreas sobre Kosovo, Belgrado, Serbia, Montenegro y Voivodina, ciudades que formaban parte del territorio de Yugoslavia, citan varias fuentes periodísticas europeas.

“Sentía mi responsabilidad por lo que acontecía, pues moría gente inocente”, reconoció 10 años después Massimo DÂ�Alema, ex primer ministro italiano (1998-2000), al periódico Riformista.

Bajo su gobierno, Italia ofreció sus bases áreas para los aviones de la OTAN que bombardearon el territorio yugoslavo.

“Por el futuro de nuestros hijos, no podemos permitir que se repita algo así”, dijo recientemente el primer ministro serbio, Mirko Cvetkovic, al recordar a las tres mil 502 víctimas mortales de los bombardeos.

La masacre y sus consecuencias actuales

Los ataques comenzaron a las 11 de la mañana del 24 de marzo de 1999 tras una supuesta matanza serbia en Racak (Kosovo) y el fracaso de las negociaciones en Rambouillet (Francia) entre la cúpula albano-kosovar y Serbia, entonces bajo el gobierno de Slobodan Milosevic.

Las incursiones aéreas de la OTAN destruyeron totalmente 148 viviendas, 62 puentes, un tercio de la capacidad eléctrica del país, dos refinerías y dañaron seriamente unas 300 escuelas, hospitales y otros edificios, al igual que 176 monumentos históricos.

La alianza noratlántica reconoció oficialmente, el 21 de marzo de 2000, haber utilizado municiones de uranio empobrecido en Yugoslavia, destaca un artículo del sitio digital Correo de la UNESCO, en mayo de ese año.

Kosovo y el sur de Serbia están aún gravemente afectados por el empleo de esas armas radiactivas, cuya particularidad es que liberan una nube de polvo de uranio que contamina el agua y la cadena alimentaria, según la misma fuente.

¿Hubo limpieza étnica contra los albano-kosovares?

La excusa para lanzar el poderío de la OTAN sobre la ex Yugoslavia era un supuesto genocidio que las tropas serbias cometieron contra la comunidad albanesa en Kosovo, porque pedían su independencia.

Davis Scheffer, enviado especial estadounidense señaló en marzo de 1999 que entre 225 mil y medio millón de albaneses fueron asesinados; poco tiempo después, el otrora secretario de Defensa, Willian Cohen, redujo la cifra a 100 mil.

Entre julio y noviembre de 1999, el entonces Jefe Administrativo de la ONU en Kosovo, Bernard Kouchner, aseguró que 10 mil albaneses fueron asesinados al citar un informe del Tribunal Internacional (TPI), órgano judicial que más tarde desmintió dicha información.

En noviembre de 1999, el número total de cuerpos encontrados por los investigadores ascendió a dos mil 108, y según el diario estadounidense Wall Street Journal, del 31 de diciembre de ese año, “no todos eran víctimas de crímenes de guerra”.

Corresponsales confirmaron que muchos cadáveres fueron víctima de las bombas y combates terrestres, incluso el periódico New York Times publicó que algunos de los muertos eran soldados del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) caídos en combate.

Tráfico de órganos de prisioneros servios

Una estremecedora acusación de tráfico de órganos de prisioneros serbios, cometidos por las actuales autoridades de Kosovo, presentó en 2008 la ex fiscal del TIP para la ex Yugoslavia, Carla del Ponte, en su libro “La caza: criminales de guerra y yo”. En las memorias, Del Ponte escribió que unos 300 serbios fueron secuestrados en Kosovo y Metohija, y luego llevados a campos de concentración en Kukes y Tropya en el noreste de Albania, donde les extirparon sus órganos con fines comerciales.

Las acusaciones de la autora apuntan a líderes del ELK como el actual primer ministro de la provincia de Kosovo, Hasim Taci, quien niega su responsabilidad.

Junto a Taci aparecen también los nombres de Ramus Haradinai y Agim Ceku, importantes dirigentes kosovares.

El libro asegura la existencia de pruebas suficientes para acusar de crímenes de guerra a los albanokosovares, pero la investigación fue “cortada de raíz” para que el tribunal se concentrase en los “crímenes cometidos por Serbia”, reveló Del Ponte.

Sobre los crímenes del ELK también rompió su silencio el general italiano Mauro del Veccio, quien formó parte de las fuerzas de la OTAN y afirmó que a diario ocurrían asesinatos de serbios y gitanos. “El objetivo de ellos era eliminar todo rastro de presencia serbia en Kosovo”, aseveró.

Los referidos líderes del ELK son los mismos que hicieron el homenaje a Clinton a principios de noviembre.

Agradecen así los bombardeos occidentales que les permitieron asumir el poder y ejecutar la limpieza étnica anti-serbia, sin ser reprimidos.

Ni el ex presidente estadounidense, ni su esposa, daban crédito a la estatua de tres metros de alto, hecho calificado de insólito por algunos observadores, que referían, a su vez, la incredulidad de Hillary, quien en broma pidió una foto como prueba.

Algunos expertos se preguntan si las aparentes dudas y bromas significan un real complejo de culpa por los muertos de la OTAN, o quizás una sutil sospecha de que La Haya investigue los crímenes contra los yugoslavos cometidos por la alianza y sus socios del ELK.

Nubia Piqueras Grosso

Extraído de Prensa Latina.

~ por LaBanderaNegra en noviembre 14, 2009.

3 comentarios to “El homenaje cómplice a Bill Clinton en Kosovo”

  1. Guapisimo el articulo. Cuidaros!

  2. Buenas,
    Guarda alguna relación este blog con un foro llamado Bandera Negra? me ha llamado la atención la coincidencia del nombre.
    Gracias y espero no incomodar.

  3. Ninguna relación, ni la más remota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: