Entrevista al héroe y periodista iraquí Muntazer Al Zaidi

«VOLVERÍA A TIRARLE EL ZAPATO. BUSH NOS MATÓ»

Desde que salió de prisión -el pasado 15 de septiembre- no se habían vuelto a tener noticias del periodista del zapatazo. Muntazer Al Zaidi, el hombre que fue condenado a tres años de cárcel por intentar estampar en el rostro de George Bush la suela de su 43 -«agresión contra un jefe de estado en visita oficial», en la terminología legal-, ha reaparecido esta semana en Ginebra (Suiza) para contarle al mundo que piensa canalizar la fama mundial que le dio el gesto creando una fundación humanitaria de ayuda al pueblo iraquí. Al Zaidi ha atendido las preguntas de Crónica, en la que es su primera entrevista a un periódico occidental.

PREGUNTA.- ¿Calculó las consecuencias de su gesto?

RESPUESTA.- Tomé precauciones antes de lanzar mis zapatos contra el presidente Bush. Unos minutos antes entregué mi acreditación como periodista de la cadena de televisión Al Baghdadia a un colega. También le pedí que, en caso de que me ocurriese algo, le diese el anillo que recibí de una mujer, que era como una madre para mí, a mi hermano Mathyam. Después recé una oración de profesión de fe que decía: «Confirmo que Dios es único y Mohamed su profeta». Finalmente me alejé de los demás periodistas para que, en caso de que me dispararan, los otros no fueran alcanzados.


P.- Si el actual presidente, Barak Obama, estuviera hoy enfrente suyo, ¿repetiría el gesto?

R.- Obama es diferente a su antecesor. Bush ha sido el que ha matado a nuestro pueblo. Yo sólo pido al actual presidente de EEUU que compense a Irak por esta guerra que ha diezmado al pueblo.

P.- ¿Cree que la retirada de las tropas norteamericanas resolverá los problemas del pueblo iraquí?

R.- La mitad de los problemas de Irak se resolverán el día en que las tropas se marchen y la otra mitad cuando los políticos corruptos que ocupan puestos importantes los abandonen.

P.- ¿Qué imagen tienen los iraquíes de España?

R.- Los iraquíes quieren a España y además hay lazos históricos que nos unen. Personalmente, pido al pueblo español que ayude a los iraquíes para sacar a las fuerzas de ocupación de Irak. Los gobiernos son una cosa y los ciudadanos otra. España estaba contra la guerra, a pesar de que Aznar siguió a Bush. Ahora vuestro país debería expresar sus verdaderos sentimientos y juzgar al ex presidente del Gobierno por haber contribuido a la guerra. Lo mismo deberían hacer con el ex presidente norteamericano y con Tony Blair.

La vida de Muntazer comenzó a cambiar vertiginosamente a los pocos segundos de salir de la cárcel. Su primera sorpresa fue saber que no tendría que pagar nunca más alquiler porque la cadena para la que trabajaba -Al Baghdadia- le había regalado una vivienda de cuatro habitaciones. Mientras estuvo preso, el emir de Qatar le ofreció un caballo árabe de pura sangre y otros hombres de negocios del Golfo pérsico prometieron apartamentos, coches y dinero en efectivo. Hugo Chávez puso a su disposición la nacionalidad venezolana y 100.000 dólares, y un trabajador social de Bahrein le regaló su Mercedes de seis puertas.

Se llegó a pedir que le dieran el Pulitzer y la fundación de caridad Wa-attassimou, que dirige la hija de Muhamar Gadafi, le otorgó el premio al coraje y la valentía. «Representa la victoria de la lucha por los derechos humanos alrededor del mundo», dice el comunicado firmado por Aicha Gadafi, cuyo padre también ofreció a Muntazer la posibilidad de trasladarse a Libia. La revista Arabian Bussisnes, por su parte, lo colocó en el tercer puesto de la lista de los 100 personas más poderosas del mundo árabe.

P.- ¿De que medios económicos dispone para vivir ahora?

R.- Tengo muchos amigos y ellos se hacen cargo de mis gastos hasta que regrese a Irak.

P.- ¿Ha recibido el caballo pura sangre del emir de Qatar, la limusina del hombre de negocios Quresh Khan Buneeri y la condecoración de manos de Gadafi?

R.- Hasta ahora no he recibido nada. Si esas promesas existen las aceptaré en nombre de mi fundación para ayudar al pueblo iraquí.

Las ofertas para agasajar al héroe del zapatazo incluyeron un amplio catálogo de propuestas de matrimonio. Padres de todo Oriente Medio le han prometido a sus hijas como esposas. Como Amal Saad Gemaa, egipcia, 20 años, estudiante de comunicación de masas en la Universidad egipcia de Minya, ofrecida por su padre por teléfono a uno de los hermanos Al Zaidi.

Según cuenta la propia Amal a Crónica desde Egipto, Muntazer se puso en contacto con ella al salir de la cárcel y pocos días después se conocieron a través de Internet. «Soy leal a él», dice Amal, quien asegura que Muntazer quería visitarla pero que dudaba de que las autoridades egipcias lo recibieran en el país.

El palestino Ahmad Salim Judeh, de 75 años, residente en Cisjordania, también prometió en su momento enviarle al héroe una de sus hijas, con su dote en oro respectivo, para que se casara con él. Ahmad aseguró a la prensa local que entre los 500 integrantes de su familia habían recaudado 30.000 dólares para pagar la defensa del periodista.

P.- ¿Volvería a repetir el gesto durante una conferencia de prensa?

R.- Si las agujas del reloj dieran marcha a atrás volvería a hacer lo mismo porque lo que ocurrió no es nada comparado con la sangre que corre por Bagdad, los gritos de las mujeres y las lágrimas de los huérfanos. Lo que he sufrido es poco comparado con mi querida Bagdad, incendiada por la guerra.

P.- ¿Ha encontrado sus zapatos?

R.- No, mis zapatos están en posesión del Gobierno de Irak. Incluso intentaron ponerlos a la venta, pero pienso pedirle a la justicia que me los devuelvan porque quiero subastarlos en beneficio de la fundación.

SEDE EN GINEBRA

La fundación Al Zaidi (www.alzaidifoundation.com), creada conforme al derecho suizo, tendrá su sede en Ginebra y un capital inicial de 35.000 euros. El periodista iraquí, de 30 años, la crea con la intención de «ayudar a las víctimas de la guerra y explicar quién es el responsable de lo que ocurre actualmente en Irak».

R.- También quiero pedir a la comunidad internacional una indemnización por los crímenes cometidos en Irak tal y como se hizo con la invasión de Kuwait. Esperemos que el mundo entero nos ayude en nuestro trabajo de reconstrucción.

P.- ¿Cómo se le ocurrió la idea de crear la fundación?

R.- Durante mi cautiverio aislado en la prisión pensé en cómo ayudar a las viudas, los huérfanos y minusválidos por la guerra. Actualmente hay en Irak unos cinco millones de huérfanos, un millón de viudas, cuatro millones de refugiados, más de un millón de víctimas y decenas de miles de personas que quedarán impedidas para siempre.

P.- ¿De donde provendrán los fondos para ponerla en marcha?

R.- La fundación se ha creado con un número de cuenta y una dirección electrónica. Ahora esperamos a la gente libre de todo el mundo que desee ayudarnos. También estoy escribiendo un libro y los derechos de autor los entregaré a la fundación.

P.- ¿Qué puede aportar de nuevo su fundación respecto a las plataformas ya existentes?

R.- Dar dinero a los pobres directamente, crear empleos, como talleres de costura donde trabajen las viudas. Con la ropa que se venda se construirían orfelinatos.

P.- ¿Por qué eligió Suiza para acoger su fundación?

R.- Porque no es un país aliado de Estados Unidos y porque acoge a las organizaciones internacionales con las que espero colaborar para ayudar al pueblo iraquí.

Antes de aterrizar en Suiza, Al Zaidi habría pasado por Grecia, Siria y Líbano. Su elección del país helvético se debe al abogado Mauro Poggia, un político de derechas suizo que se puso en contacto en enero con la familia de Al Zaidi para ofrecerles un asilo político en Suiza como la mejor opción tras la liberación. (Finalmente, Muntazer ha preferido pedir un visado por tres meses que le concedieron el consulado Suizo en Beirut). Poggia se ha convertido en su sombra.

P.- ¿Cuánto tiempo piensa permanecer en Suiza?

R.- No temo volver a mí país. Cuando salí de la cárcel necesitaba descansar, estar en un sitio seguro y cuidarme. Permanecer en Irak era arriesgado porque, aunque no había recibido amenazas directas, sabía que tanto del lado norteamericano como del gobierno iraquí existían planes para liquidarme.

P.- Cuéntenos su vida actual

R.- Después de la tortura y la detención mi vida de ahora es un sueño. No fue fácil vivir los tres primeros meses encerrado en una celda de 1,5 por 1,5, y, aunque luego me trasladaron seis meses a otro lugar, fue muy duro y todavía tengo pesadillas de que voy a volver a la prisión y de que van a torturarme.

P. -¿Tiene muchas secuelas?

R.- Sí, aún tengo muchas heridas y dificultades para andar. Las torturas comenzaron en la sala de conferencias. Allí me tiraron al suelo y me dieron varios puñetazos en la cara que me rompieron los dientes. También me rompieron el dedo meñique con una barra de metal. Continuaron torturándome durante tres días.

P.- ¿Cuál es su situación profesional?

R.- Mi vida no está exenta de problemas. Mucha gente tiene esperanzas en mí y tengo delante un camino lleno de trampas. Por el momento me ocupo sólo de la fundación pero me gustaría que la palabra periodista siempre estuviera relacionada con mi destino.

Extraído de El Mundo Crónica.

~ por LaBanderaNegra en octubre 26, 2009.

Una respuesta to “Entrevista al héroe y periodista iraquí Muntazer Al Zaidi”

  1. ánimo compañero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: