EE.UU. abandona los planes de instalar un escudo antimisiles en Europa

El presidente estadounidense afirmó que dejará de lado los planes de su antecesor George W. Bush y que diseñará un nuevo sistema defensivo en el viejo continente, que resulte más barato, más rápido de instalar y más efectivo. Los elementos estarán situados en barcos y “otros lugares”.

“Nuestra nueva arquitectura de defensa antimisiles en Europa dará defensas más fuertes, inteligentes y veloces a las fuerzas estadounidenses y a los aliados de Estados Unidos”, dijo Obama al formular su anuncio en la Casa Blanca.

“Es más amplio que el programa previo, despliega capacidades de efectividad y rentabilidad probadas y mantiene y refuerza nuestro compromiso de proteger el territorio estadounidense”, agregó.


El plan del escudo antimisiles, que había sido elaborado por la administración Bush, contemplaba instalar 10 misiles interceptores de misiles en Polonia y un sistema de radar para detectar proyectiles enemigos en República Checa.

Obama llamó por teléfono anoche al primer ministro checo, Jan Fischer, y hoy al premier polaco, Donald Tusk, para anticiparles su decisión.

El mandatario no explicó si algunos elementos del nuevo sistema de defensa serán ubicados en estos países cercanos a Rusia, que habían aceptado albergar el escudo de Bush a un elevado costo en términos de opinión pública y de sus relaciones con Moscú.

Obama dijo que Estados Unidos continuará cooperando con Polonia y República Checa, a quienes calificó de “amigos y aliados”.

El presidente dijo que el viejo plan se desechó en parte porque, luego de una revisión de siete meses, Estados Unidos concluyó que los iraníes no están abocados a desarrollar los misiles de largo alcance para los que el anterior sistema estaba pensado.

Obama, anticipándose a críticas republicanas de que sus políticas debilitan la seguridad de Estados Unidos, dijo repetidas veces que su decisión dará mayor protección a su país y sus aliados.

“Estoy comprometido a desplegar poderosos sistemas de defensa antimisiles que sean adaptables a las amenazas del siglo XXI”, declaró el mandatario, citado por la cadena CNN.

Las críticas no tardaron en llegar.

El senador republicano John McCain, dijo que la decisión fue decepcionante y que “tiene el potencial de socavar el liderazgo de Estados Unidos en Europa del Este”.

El vicepresidente del bloque republicano en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, de Virgina, dijo que trabajará “para revertir esta política equivocada”.

Obama hizo una referencia directa a Rusia y a sus duras objeciones contra el escudo.

“Sus temores sobre nuestro programa de defensa misilística previo eran completamente infundadas”, dijo el presidente.

De todos modos, analistas estimaron que la decisión estuvo motivada, al menos en parte, por la necesidad de contar con un mayor apoyo de Rusia para presionar a Irán a que congele partes de su programa nuclear.

El secretario de Defensa Robert Gates dijo que el cambio de planes obedeció al hecho de que los servicios de inteligencia concluyeron que Irán “está desarrollando misiles de corto y mediano alcance más rápidamente que los que se proyectó anteriormente”.

Gates dijo que Estados Unidos desistirá de instalar el escudo en República Checa y Polonia pero que en la segunda fase del plan, que comenzará en 2015, no se descarta ubicar misiles en tierra en Europa del Este.

La decisión despertó reacciones encontradas en Polonia y República Checa, en un reflejo de la división que generaba el escudo.

Los primeros ministros checo y polaco dijeron que Obama los llamó para comunicarles su decisión, pero les garantizó que continuará la “cooperación estratégica” con ambos y que sus nuevos planes no afectarán su seguridad ni la del resto de Europa.

Para el ex premier checo Mirek Topolanek, que había formado los acuerdos con Bush para instalar el escudo, la decisión de Obama refleja que “los estadounidenses no están interesados en esta parte de Europa como lo estaban antes”.

“No es bueno”, dijo el ex presidente polaco y líder del movimiento Solidaridad Lech Walesa.

“Ahora puedo ver qué tipo de política impulsa la administración Obama hacia esta parte de Europa. La forma en que nos relacionamos necesita cambiar”, agregó.

El nuevo secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, calificó de “paso positivo” la decisión de Obama, y lo mismo hizo Konstantin Kosachev, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso.

“Refleja la comprensión de que ninguna medida de seguridad puede tomarse exclusivamente sobre la base de una nación”, agregó.

Jan Tamas, un activista checo que organizó numerosas protestas contra el escudo, dijo que la decisión es “una gran victoria.

Estamos felices de ser capaces de seguir viviendo en nuestro hermoso país sin la presencia de soldados extranjeros”.

Extraído de Telam.

~ por LaBanderaNegra en septiembre 17, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: