Incongruencias antiimperialistas

Recopilación de artículos

Maniobras militares con el enemigo

Fuerzas Armadas de varios países latinoamericanos participan en maniobras militares conjuntas con Estados Unidos, Colombia, Honduras.

Es en las maniobras navales militares Panamax 2009, supuestamente para “practicar” la defensa del Canal de Panamá frente a un hipotético ataque exterior, que se realizan desde el 11 al 22 de septiembre. Participan Argentina, Honduras, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Holanda, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Paraguay.

El hecho revela una vez más no solo la complicidad de Estados Unidos con los golpistas hondureños, sino la sumisión de los gobiernos latinoamericanos al imperialismo yanqui, incluidos algunos que se reclaman antiimperialistas y “bolivarianos” como Correa de Ecuador u Ortega de Nicaragua.


¿En qué queda la protesta de los gobiernos latinoamericanos frente a las bases yanquis en Colombia y el golpe en Honduras, si ahora participan en maniobras militares conjuntas con Estados Unidos, Colombia y Honduras? ¿Para qué hace maniobras militares Estados Unidos? ¿Acaso para defender a los países latinoamericanos? Todos los ataques militares contra América Latina desde hace un siglo provinieron de Estados Unidos, con excepción es la guerra de Malvinas, en la que los piratas ingleses fueron apoyados por Estados Unidos.

De paso estas maniobras militares muestran la quiebra de UNASUR y del ALBA como proyectos de independencia frente al imperio. Países pertenecientes a ambos tratados participan sin consultar al resto, al menos que se sepa, con Estados Unidos y Colombia. El antecedente inmediato es la reunión de Bariloche en la que los gobiernos de UNASUR terminaron aceptando por unanimidad las bases yanquis en Colombia, con la única condición de que se comprometan a no usarlas contra otros países latinoamericanos. Dicho pedido podría calificarse de ingenuidad o de traición, pero es indudablemente una estupidez que alguien crea que los yanquis ponen sus bases con aviones de combate y transporte de gran radio de acción, sólo para combatir al “narcotráfico y al terrorismo” como dijo Uribe.

Las maniobras militares conjuntas, siempre realizadas en territorio de los países latinoamericanos, son un medio de penetración y dominio de las Fuerzas Armadas norteamericanas sobre los militares latinoamericanos y de entrenamiento para posibles invasiones yanquis.

Otro medio son las “misiones internacionales” como la de Haití adonde una fuerza de ocupación compuesta mayoritariamente por soldados latinoamericanos, de Brasil, Argentina, Bolivia, Perú, Chile, El Salvador, actúa como una fuerza de ocupación contra el pueblo haitiano al servicio de las grandes empresas multinacionales yanquis y brasileñas que explotan mano de obra semiesclava en las “maquilas”.

Cabe asimismo recordar que el octubre próximo está planificada la reunión del CEA, Comandantes Ejército Americanos, en Buenos Aires, que incluiría a todos los países latinoamericanos y Estados Unidos, con excepción de Cuba. Caben las mismas preguntas formuladas anteriormente. ¿Para qué tienen que reunirse los jefes militares latinoamericanos con Estados Unidos?

Denunciamos esta nueva capitulación al imperialismo de los gobiernos de latinoamericanos. No es de extrañarse esta actitud de Uribe o de Alan García que se jactan de sus relaciones de sometimiento al imperio. Pero Lula, Cristina Kirchner, Correa, Tabaré Vazquez, Daniel Ortega, enviaron a sus Fuerzas Armadas a las maniobras militares ocultando eso a sus pueblos.

¿Enviarán ahora a los jefes militares de sus países a reunirse con los generales del Pentágono? ¿Lo harán Evo Morales y Chávez? ¡Hay que exigirles que no lo hagan ni ellos, ni los demás gobiernos! ¡Hay que exigir en Argentina que no se realice la reunión! Evo Morales dijo no hace mucho que los gobiernos latinoamericanos que acepten bases yanquis son traidores a sus pueblos. Coincidimos, pero creemos que esta afirmación es extensiva a todos los que colaboran militarmente con el imperio.

Reclamamos a todos los gobiernos latinoamericanos la inmediata ruptura de todas las relaciones militares con Estados Unidos y la retirada de las tropas de Haití. Llamamos a repudiar estas maniobras militares y a la reunión del CEA en octubre.

Miguel Lamas

Extraído de Argenpress.


Mentes colonizadas: ¿La estupidez es lo más difícil de combatir?

“¿Y para qué van a invadir (a Venezuela) por petróleo si Ud. se lo vende todo a EEUU?”, fue la pregunta del día en la cumbre de UNASUR efectuada por el presidente peruano, Alan García, que dejó por primera vez a Chávez boquiabierto y sin respuesta.

¿En qué libro de estrategia militar se aconseja que para ganar una guerra hay que venderle los recursos estratégicos de supervivencia al enemigo y convertirse en su primer socio comercial?

Eso, exactamente, hace Chávez: El principal abastecedor de petróleo y el principal socio comercial de EEUU en la región.

De acuerdo con cifras de la Cámara Venezolana Americana de Comercio e Industria, Venancham, que agrupa a empresas venezolanas y multinacionales estadounidenses que actúan en Venezuela, el intercambio comercial entre EEUU y Venezuela llegó a US$ 70.000 millones en 2008.

La cifra representa -según la Cámara- un verdadero récord histórico y muestra que las “turbulencias diplomáticas entre ambos países no afectaron al comercio bilateral”.

Para el presidente de Venancham, Edward Jardine, “esta cifra de intercambio económico en 2008 demuestra la solidez de las relaciones comerciales que existen entre ambos países”.

Venancham está integrada por más de 1.000 empresas venezolanas y multinacionales estadounidenses que dan empleo directo a aproximadamente a 700.000 personas, y la mayoría de los especialistas estima que si se produjese una ruptura comercial EEUU-Caracas, la economía venezolana probablemente colapsaría.

El principal impulso de esta balanza comercial bilateral fue el alto precio del petróleo registrado a mediados del año 2008. Venezuela vende diariamente a Estados Unidos más de 1,1 millones de barriles.

Los datos oficiales demuestran que: A) EEUU es el principal cliente para las exportaciones venezolanas, particularmente las petroleras, B) Venezuela envía más de un millón de barriles de crudo diarios al mercado estadounidense, en gran parte a refinerías de su propiedad que alimentan el sistema de estaciones de servicio Citgo, también de propiedad venezolana, C) De EEUU proviene cerca de un tercio de las importaciones venezolanas, D)”EEUU representa el 50% de las relaciones comerciales de Venezuela con todo el mundo”, según lo destacó el anterior presidente de Venancham, Edmond Saade.

Un comunicado emitido recientemente por Venancham, señala que la sumatoria de los tres primeros meses del año en curso, demuestran que el 96% de las exportaciones ha estado constituido por petróleo, siendo el 4% restante cubierto por exportaciones no petroleras.

Según lo expresó recientemente el presidente de la Cámara, Edward Jardine, las empresas de EEUU que operan en Venezuela “promueven el máximo crecimiento del comercio y la industria, así como la inversión entre ambas naciones”.

En conclusión, Chávez, según las cifras oficiales, no solamente mantiene intacta la estructura del sistema capitalista en Venezuela (comercio hegemonizado por corporaciones trasnacionales USA) sino que, además, es el principal proveedor latinoamericano del único recurso estratégico que EEUU no puede suplir (sólo produce el 25% de sus necesidades): El petróleo.

La pregunta, lógica, simple y obvia: ¿Cómo Chávez puede entrañar un peligro estratégico para la supervivencia de EEUU?.

En este escenario, marcado por las estadísticas oficiales y los números reales, un “Chávez revolucionario y anti-EEUU” es tan “ilógico” (para el sentido común) como pensar que en Cuba hubiese habido una revolución con Fidel Castro como principal aliado comercial de Washington en América Latina.

No obstante esta realidad de dependencia comercial con el Imperio que dice combatir, Chávez, en el 2005, en la Cumbre de las Américas en Argentina, se erigió como el abanderado contra el ALCA (tratado de libre comercio) que EEUU quería imponer en América Latina.

¿Cómo se puede ser enemigo (a muerte, como se define Chávez) de EEUU y a la vez ser su principal aliado comercial?. Ése es el punto que, desde una mente lógica y no alienada, no cierra con Chávez.

Chávez, históricamente, construyó poder político y consenso electoral (interno y externo) apelando a dos consignas: La guerra antiimperialista, y la amenaza de una invasión de EEUU a Venezuela para apoderarse de sus recursos petroleros.

Es más, toda la imaginería analítica de izquierda sobre la “militarización imperialista” gira sobre ese supuesto de que USA precisa invadir Venezuela para apoderarse de su principal recurso estratégico.

Volvamos a la pregunta (obvia) de Alan García a Chávez: ¿Y para qué van a invadir (a Venezuela) por petróleo si Ud. se lo vende todo a EEUU?.

Para encontrar una respuesta lógica a esta pregunta hay que remitirse a la estrategia de dominio con los “enemigos de paja”.

Manuel Freytas

Extraído de IAR-Noticias. (**)

~ por LaBanderaNegra en septiembre 16, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: