Francis Parker Yockey

Francis Parker Yockey, con su nombre, o tal vez con su pseudónímo, Ulick Varange, pasará a la historia como uno de los mejores ensayistas políticos de su tiempo; como el continuador de Spengler en su monumental “Decadencia de Occidente”.

Yockey nació en Chicago en 1917. Se graduó en Bellas Artes y en Derecho. Era economista, pianista a nivel de conciertos y conocía varias lenguas. En 1946 se le ofreció un empleo en el tribunal de “crímenes de guerra” que, en Wiesbaden, juzgaba a los jefes nazis de segunda fila (los de primer rango habían sido procesados en Nuremberg). Yockey trató de llevar a cabo su tarea de una forma objetiva por lo que fue objeto de severas reprimendas por parte de sus superiores jerárquicos. En consecuencia, dimitió de su cargo aconsejando a los “jueces” que elaboraran ellos mismos su propia propaganda, por ser él un abogado, y no un periodista.

De regreso a América, tuvo dificultades para reintegrarse a la vida civil, por lo que regresó a Europa. Se instaló en una posada en Brittas Bay (Irlanda), y allí, aislado, sin notas, escribió, en seis meses, su monumental obra “IMPERIUM”. El siguiente paso consistió en publicar la obra, tanto por la endémica escasez de medios económicos, como por la falta de colaboración de los editores, siempre temerosos de la no por invisible menos eficaz censura democrática. Finalmente, en 1948, y bajo el nombre de Westropa Press, fué editado por Brooks y Jones & Dale, de Londres, en dos volúmenes, con mil ejemplares del primero y doscientos del segundo. Esa discrepancia en la cantidad y el cambio de impresores, del primero al segundo volumen, es prueba de la dificultad de financiar la obra. Posteriormente se harían más ediciones, por la Noontide Press, de Sausalito, Califomia. La primera traducción de la obra en castellano en 1977. Posteriormente fué traducida al alemán.


En 1949, Yockey organizó el “Frente de Liberación Europeo” y en 1951 publicó un manifiesto titulado “La Proclamación de Londres”. Sus esfuerzos no tuvieron continuidad, por falta de fe o de preparación en sus inmediatos colaboradores. En 1952, el Departamento de Estado rehusó renovarle su pasaporte. El FBI le sometió a severa vigilancia, cual si se tratara de un delincuente peligroso. ¿Cuál era el motivo de esa vigilancia?. Tal vez la respuesta la haya dado el propio Yockey, cuando afirmaba que sus enemigos le habían valorado mejor que sus amigos. Para William Carto, su amigo, colaborador, editor y prologuista, la razón por la cual a Yockey había que vigilarle, había que atosigarse y molestarle, había que encarcelarle, la razón, en fin, por la cual él debía morir, no era otra que la de haber escrito “IMPERIUM”.

El 17 de Junio de 1960, la radio anunció que el extraño escritor Yockey se había suicidado con cianuro de potasio. Nadie supo dónde se lo había procurado. No hubo autopsia, pese a ordenarlo la Ley. El caso se dio por concluido.

“IMPERIUM” es, como dice el propio Yockey, más que un libro. Es una obra que interpreta exactamente el pasado de! organismo cultural llamado Civilización Occidental, Europa, Mundo Blanco, lo que queramos llamarle y partir de él, nos proporciona una visión optativa del Porvenir. La opción es dual: o bien Occidente, víctima de un Parasitismo cultural varias veces 172 repetido en el curso de la Historia, aunque sin parangón en cuanto a su virulencia, se rehace y, siendo fiel a si mismo y a su alta misión, vuelve al camino marcado por su Destino, o sigue el camino actual: Democracia – Socialismo – Marxismo – Mundialismo, que le lleva a una destrucción cierta e ineluctable, y a corto plazo.

Por las páginas de “IMPERIUM”, tras unos atinadísimos estudios sobre las perspectivas histórica y política del siglo XX, se analizan, engrosados dentro del concepto de Vitalismo Cultural, la Salud y la Patología Cultural -es decir, Total- del Organismo Histórico. Acaba la obra con una exposición cruda, desapasionada y objetiva del fenómeno geopolítico llamado “América”, considerado por Yockey como una Colonia Cultural de Europa. En forma de apéndice se estudia la situación mundial, con una serie de observaciones, que eran profecías en 1948, cuando el libro se publicó, y son, hoy en día, realidades.

Es importante tener en cuenta el significado del pseudónimo que Yockey eligió como autor de “IMPERIUM”; Ulick Varange. Ulick es un nombre irlandés -no se olvide que fue en Irlanda donde el libro fué escrito – derivado del danés, y significa “regalo de la mente”. En cuanto a Varange, se refiere a los varangios, la rama de los vikingos que conducidos por Rurik y llamados por los Eslavos, civilizó Rusia en el siglo IX, construyó el Estado Imperial Ruso y fundó la base de la aristocracia rusa que fue asesinada por los bolcheviques en 1917. Ulick Varange, pues, nombre extraído de dos conceptos anclados en ambos extremos de Europa, significa una Europa unida “desde los rocosos promontorios de Galway hasta los Urales”, como él mismo pide angustiosamente en su libro. Varange significa, además, un recuerdo al origen occidental de la Rusia histórica.

J. B.

Extraído del libro “La cultura de la otra Europa”.

~ por LaBanderaNegra en junio 15, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: